Un combustible sustitutivo o secundario se compone de residuos con un alto valor calorífico. Los residuos utilizados para producir combustibles sustitutivos pueden proceder de hogares, de la industria o del comercio.

COMBUSTIBLES SUSTITUTIVOS.

Por regla general, los residuos industriales, comerciales y voluminosos están compuestos principalmente por:

  • plástico
  • papel
  • textiles
  • madera
  • minerales
  • envases y embalajes

Todos estos materiales poseen un alto poder calorífico. Mediante modernas tecnologías de tratamiento, se produce un combustible (para la llamada co-combustión) para fábricas de cemento o de cal y centrales eléctricas, o incluso también el combustible único para centrales eléctricas de combustible sustitutivo.

EL PROCESO.

Tras la pretrituración el material se criba, luego se clasifica a través de un separador por aire, y posteriormente se separan las fracciones férricas y no férricas, seguidas de la separación mediante sensores ópticos. El material puede someterse a una trituración posterior. Habitualmente, el material se peletiza hasta su utilización o se almacena en contenedores o en silos.